Blog: El rey va desnudo

Sociología del capital erótico, por Pau Marí-Klose

Catherine Hakim ha vuelto a levantar revuelo con su nuevo libro Honey Money: The Power of Erotic Capital, recien publicado en Penguin Books. Hakim es bien conocida por su capacidad de provocación. Lo demostró sobradamente con su teoría de las preferencias femeninas, en que venía a sostener que la vida que llevan las mujeres es producto de la elección de estilos de vida, entre los que cabía con igual legitimidad que cualquier otro la preferencia por quedarse en casa, volcada enteramente en la domesticidad y la crianza de los niños (Ver link). Sus tesis irritaron de manera extraordinaria a muchas feministas.

 

http://178.79.155.39/wordpress/wp-content/uploads/2011/07/preference_theory1.pdf

 

Con toda seguridad, su nuevo libro levantara la misma polvareda. Puede consultarse un anticipo de sus principales argumentos en un artículo del European Sociological Review, que no tiene desperdicio:

 

http://178.79.155.39/wordpress/wp-content/uploads/2011/07/ESR-Erotic-Capital-Oct-2010.pdf

 

En él sostiene que, junto al capital económico, el capital humano, y el capital social, existe una cuarta forma de capital, el llamado “capital erótico”. Desde su punto de vista el capital erótico se cultiva, y si se pone en escena adecuadamente,  procura beneficios a quien lo posee y potencia el efecto de otras formas de capital.  El capital erótico tiene múltiples dimensiones. Se refiere, por una parte, al atractivo físico, pero también al encanto personal, al carisma, a  habilidades sociales en la interacción,  a la presentación pública de uno mismo, al manejo de elementos embellecedores (joyas, maquillaje, prótesis), y a la pericia sexual. Muchas de estas cualidades y capacidades pueden ser aprendidas y desarrolladas.

 

El catálogo de elementos variados convierte al capital erótico, por de pronto, en un artefacto teórico algo difuso,  difícilmente operacionalizable a través de indicadores concretos, pero que intuitivamente resulta persuasivo. Hakim sostiene que el “capital erótico” (y aquí viene uno de sus argumentos más polémicos) es un recurso fundamentalmente femenino. Las mujeres extraen mucho más partido a su “capital erótico”, porque lo cultivan más intensamente, y porque los hombres muestran mucho mayor interés en el capital erótico femenino que viceversa. En el juego de oferta y demanda, el valor del capital erótico femenino deriva de la demanda desbocada de este recurso por parte de los varones, y una relativa escasez de la oferta (no hay para todos los que lo desean). Así lo acreditan múltiples estudios y sondeos, que demuestran el mayor interés de los varones en la actividad sexual (las experiencias pre-matrimoniales, los flirteos extra-matrimoniales, la actividad sexual tras un divorcio) y su mayor consumo de entretenimiento erótico (pornografía, prostitución, etc). Según Hakim, esta pauta es prácticamente universal.

 

 La asimetría en la demanda otorga ventajas a las mujeres, que si utilizan “sus armas” pueden sacar mucho partido a esta vulnerabilidad masculina. Hakim rastrea estudios que acreditan los beneficios que las mujeres que manejan “capital erótico” obtienen en diversos ámbitos”: maridos ricos (según Hakim, las mujeres tienden a intercambiar atractivo por recursos económicos),  capacidad de negociación dentro de la pareja (su análisis de los matrimonios “por correspondencia” es extremadamente provocador), o  mejores empleos. En éste último apartado, Hakim se hace eco de trabajos interesantísimos de economistas que evidencian que las personas atractivas físicamente obtienen mejores salarios, y sobretodo que las personas menos agraciadas tienen a ver penalizada de forma muy importante su desventaja en el mercado de trabajo. Os recomiendo este trabajo clásico de Hammermesh y Biddle (1994):

 

http://www.ux1.eiu.edu/~lsghent/hamerbiddle.pdf

 

No cabe duda que Hakim alumbra una perspectiva sobre dinámicas de éxito, estratificación y movilidad social que no puede continuar siendo ignorada. Los procesos a los que conducen los mecanismos que describe Hakim merecen mucha atención. Por ejemplo, hay estudios que sostienen que las mujeres atractivas tienden a tener más hijos que las menos atractivas. Según un estudio de Markus Jokela , publicado en Evolution and Human Behavior, las mujeres atractivas (que pertenecen al segundo cuartil de “belleza”) tienen un 16% más hijos que las menos atractivas, y las muy atractivas (primer cuartil) un 6% más . La transmisión genética de estas características podría estar aumentando el atractivo físico medio de la población (aunque de una manera muy lenta), especialmente el de las mujeres, puesto que heredan más directamente las características físicas de sus madres.

 

http://blogs.helsinki.fi/mmjokela/files/2009/07/jokela_attractiveness_fertility_ehb.pdf

 

Si, como afirma Hakim, las mujeres atractivas tienden a intercambiar belleza por los recursos económicos de sus parejas, ¿estamos en una sociedad donde las más ricas son también las más guapas? Juzgad vosotros.

Escribir un nuevo comentario: (Clica aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

14.11 | 11:48

Holes... Soc l'Alexandre Coello, professor del Departament d'Humanitats de la UPF. Vaig llegir el teu llibre i em va agradar molt. Voldria contactar amb tu.

...
20.09 | 16:44

Me gustaría saber si el Dtor Pedro Gallo Puelles es hijo del Dtor.Don Francisco Gallo Puerto.Gracias

...
22.05 | 23:45

Hola soy de argentina descargue el cuaderno de ejercicios excel y me quede en formulas no entiendo la hoja en la que hay un aumento del 20% me podría ayudar?

...
10.03 | 20:38

Buenas Tardes
Don Diego, le escribo desde Chile. Me puede dar un mail para poder hacerte unas consultas?

Gracias

...